Calle Caracola, 1. CP- 13002, Ciudad Real

No te lo pienses, navega un rato y conócenos mejor

logo

926 22 73 04

13001224.cee@edu.jccm.es

Calle Caracola, 1.

13002, Ciudad Real

09:00 - 15:00

Lunes a Viernes

logo

926 227 304

13001224.cee@edu.jccm.es

Calle Caracola, 1.

13002, Ciudad Real

08:30 - 14:30

Lunes a Viernes

Hidroterapia

La actividad acuática posibilita ejercitar todo el organismo sin sobrecargar ninguna parte específica y el cuerpo se mueve en un ambiente relajado en el cual la circulación, la respiración, la resistencia muscular y las secreciones corporales aumentan de a poco, pero no lo suficiente para ser eficaces con el fin de un bienestar general.

No son muchos los discapacitados que pueden practicar toda la gama de ejercicios y juegos en el agua: la natación igualmente puede representar un medio para mejorar física y mentalmente, gracias al ejercicio y a la participación activa.

Son múltiples los objetivos que nos marcamos con un proyecto de estas características, los cuales son abordados a lo largo de todo el curso académico de una manera transversal y escalonada.

  • Integración sensorial.
  • Control respiratorio.
  • Mejorar los aspectos neuromotrices (estabilidad, equilibrio, movilidad, relajación, desplazamientos, disociación…).
  • Contrarrestar patrones de movimiento patológicos.
  • Favorecer el aspecto lúdico: diversión.

Para conseguir los distintos objetivos propuestos, desde el equipo docente encargado del proyecto se plantea la realización de diferentes y muy diversas actividades que nos permitan avanzar en nuestro programa anual, consiguiendo aprender a la vez que nos divertimos.

El entrenamiento de los patrones normalizados de movimiento se realizará trabajando los siguientes aspectos generales:

  • Control cefálico.
  • Respiración.
  • Rotaciones (vertical, lateral y combinada).
  • La coordinación.
  • La percepción.
  • Reacciones de equilibrio.
  • Reacciones de Enderezamiento (laterales y anteroposteriores).
  • La bipedestación.
  • La marcha.

Contenidos de aprendizaje más específicos son:

  • Quietud del cuerpo en flotación.
  • El movimiento segmentario.
  • Giros.
  • Movimiento para alcanzar la verticalidad.
  • Avance.
  • Disociación entre parte superior e inferior del cuerpo.
  • Lateralidad.

La metodología de trabajo se va a componer de 10 puntos divididos en cuatro fases:

Fase 1: Adaptación al medio acuático:

  • Adaptación psíquica.
  • Soltura

Son distintos los elementos que van a intervenir en el medio acuático: las turbulencias, la flotación, la habilidad para ajustarse a nuevas sensaciones y el peso de todos estos efectos en el equilibrio corporal, por ello, es importante comprender estos factores, para la adaptación psíquica del niño en el agua.

También, la eliminación del efecto de la gravedad proporcionan una gran confusión postural en el niño, habrá que enseñarle la forma de comportarse en este medio para poder realizar las actividades.

El control respiratorio es una preparación básica para el inicio de todas las actividades, será indispensable para el control cefálico y los posteriores objetivos a trabajar.

Debemos tener en cuenta que el agua es un elemento facilitador, proporcionando el aumento de libertad de movimiento, así según la adaptación psíquica crece, el niño se anima hacia una mayor actividad, lo que nos dará una mayor independencia.

Fase 2. Rotaciones:

Debido a las distintas propiedades hidrodinámicas del medio acuático, un cuerpo sumergido está continuamente sometido a la fuerza de rotación. Existen tres tipos de rotaciones para programar los ejercicios a realizar:

  • Rotación vertical: Sería la capacidad de una persona de recuperar la verticalidad desde la posición de decúbito supino en un plano Para ello, realizará una flexión de tronco, caderas, rodillas, columna cervical y hombros, manteniendo a la vez un adecuado control de cabeza.
  • Rotación lateral: Sería la capacidad de una persona de pasar de decúbito supino a lateral o incluso decúbito prono en un plano
  • Rotación combinada: Consiste en la combinación de ambos tipos de rotación, vertical y lateral, para evitar el decúbito prono del n

Fase 3. Control de movimientos en el agua:

  • Flotación.
  • Equilibrio.
  • Traslado por turbulencias.

El empuje del agua lo usaremos para asistir el movimiento del niño y contrarrestar el efecto de la gravedad. Así será un elemento facilitador para que el niño aprenda a controlar su equilibrio y poder realizar ítems del desarrollo motor que en otro medio no serían posible.

Fase 4. Movilidad en el agua:

  • Movimientos básicos.
  • Movimientos fundamentales.

Una vez superadas las fases anteriores y conseguido el control rotacional, empezaremos a realizar movimientos activos sencillos de miembros superiores e inferiores. De formar gradual estos movimientos irán creciendo en complejidad y en amplitud articular.

Es importante tener en cuenta la forma de sujetar al niño, debiendo no darle más ayuda de la necesaria.

SESIONES

Ser realizará sesiones individuales de 30 minutos de duración, con una frecuencia de una sesión a la semana.

Debido al volumen de niños, inicialmente once alumnos,   al tipo de tratamiento individualizado que requieren y a los recursos materiales y humanos de que se disponen; se han organizado los grupos de trabajo que serán revisados y valorados trimestralmente. Se considera más beneficiosa una frecuencia alta en las sesiones (al menos una vez en semana), si mantuviéramos a todos los alumnos incluidos en la actividad de hidroterapia durante todo el curso, la frecuencia disminuiría y los efectos terapéuticos de la actividad disminuirían con ella.

Al final de cada trimestre se hará una evaluación individual que nos indicará un seguimiento de la actividad. Los ítems de evaluación se reflejan en la siguiente tabla:

CRITERIOS DE EVALUACIÓN SI EN

PROCESO

NO
Situación emocional del alumno ante el agua
Miedo insalvable al agua
Miedo al agua pero con posibilidad de vencerlo
Indiferencia
Alegría ante la posibilidad de meterse en la piscina
Acepta el medio acuático
Control de tronco en sedestación dentro del agua o en colchoneta
Endereza la espalda durante unos segundos estando boca abajo
Realiza adecuadamente reacciones de enderezamiento anteroposteriores y laterales
Tiene reflejos de apoyo laterales y reflejos anteroposteriores
Consigue adoptar una posición cómoda y establece con apoyo en la barra
Se pone de pie en el agua
Se desplaza sólo con la barra flotante sin orientación espacial
Acepta la posición horizontal sin meter la cabeza
Se le moviliza adecuadamente en el agua
Adopta una postura adecuada al cambiarse de posición en el medio acuático de boca abajo a boca

arriba

Se desplaza solo con la barra flotante con orientación espacial
Distingue de forma correcta y usa de forma coordinada los distintos segmentos corporales
Trabaja abdominales y espalda aceptablemente
Consigue cambiarse de posición en la barra (respuesta tónico-equilibradoras)
Es capaz de soltarse un brazo de la barra flotantes
Es capaz de hacer burbujas (espiración) con la boca debajo del agua

HIDROTERAPIA

La natación con los discapacitados psíquicos es mucho más que un deporte, es para ellos un relax general, que favorece el desarrollo a distintos niveles.

A través de la natación el discapacitado psíquico y el pluridiscapacitado puede ser llevado de manera lúdica (divertida) a saborear un éxito muy importante de experiencias positivas (influencia positiva del agua en el cuerpo, alegría y diversión en el agua y fomentar la confianza en sí mismo).